Los peligros de un Barros Luco sin cariño

Fuimos a la Fuente Suiza justo antes de que cerraran, un lunes a las 23:45.

No fue la mejor idea.

Todo el mundo está cansado a esa hora y sólo piensa en cerrar. En consecuencia la dedicación –en forma totalmente comprensible– baja.

Barros Luco deprimido
Barros Luco con poco cariño

El pan, bien. La carne tibiona, y el queso mal derretido. No fue lo mejor.

La idea no es criticar, sino reflexionar sobre la importancia del cariño o al menos la dedicación. Es importante, creemos, poder ver al maestro o a la tía en acción., e idealmente establecer contacto visual y aprobar sus acciones en forma gestual, y luego agradecer siempre, alabar y sugerir cuando proceda.

El sánguche es a menudo una interacción entre quien lo prepara y quien lo consume. Hagamos de esa interacción algo bueno para ambos.

Cuando no se puede, no se puede no más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>